¿qué es un bagel?


Un bagel es un pan hecho con los ingredientes clásicos de harina de trigo, sal y agua y levadura. Pero con la característica de que la masa se deja levar durante toda la noche y al día siguiente se hacen. Primero se cuecen en agua durante unos segundos y luego se hornean en un horno muy caliente. 

El bagel para los neoyorquinos es casi como un bollo de bocadillo para los españoles. Se puede tomar solo o abrirlo por la mitad. Lo mas típico es ponerle dentro una buena capa de crema de queso y tomarlo de desayuno con una taza de café.  Pero también se le puede añadir salmón ahumado,rodajas de pepino, lonchas de pavo o queso, tomate, lechuga.. en fin, se puede rellenar igual que si fuera un bocadillo.

Cuando hago bagels, suelo hacer unos cuantos de más para poder congelarlos e ir sacándolos de uno en uno. Tostados en la tostadora están riquísimos. Nos encanta para tomarlos en la cena, un bagel relleno acompañado de una ensalada o una sopa es una cena estupenda que nos encanta en casa.


¿Qué necesitamos?...
Masa base:
450 gr harina de fuerza (12% proteína)
4 gr levadura seca
550 ml de agua templada

Masa:
3 gr levadura seca instantánea
60 ml miel (dividida)
375 gr harina de fuerza (12% proteína)
15 gr sal común
5 gr bicarbonato
1 l agua
semillas

¿Cómo lo hacemos?...
Lo primero que vamos a hacer es preparar la masa base:

En un bol mediano pondremos el agua, la harina, la levadura y mezclamos con una espátula hasta que todo quede bien integrado. Taparemos el bol con film transparente y lo dejaremos a temperatura ambiente durante 20 minutos.

Pasado ese tiempo, ponemos la masa base en el bol de la batidora y le añadimos 3 gr de levadura seca, 30 ml de miel, la harina y la sal. Lo ponemos en la batidora y batimos a baja velocidad durante 8 minutos. Nos quedará una masa densa y unida.

En este punto, tenemos que dejar que la masa doble su volumen y para eso necesitamos tapar el bol y dejarlo a temperatura ambiente durante 1 hora, para que la levadura comience a hacer su efecto y fermente la masa.

Después de una hora, metemos el bol en la nevera y lo dejaremos ahí hasta el día siguiente, de esta manera tendrá una fermentación lenta y esto hará que los bagels tengan ese sabor tan característico.

Al día siguiente, sacamos la masa de la nevera y cortamos la masa en trozos iguales de unos 100 gr cada uno. Les damos forma de bola. Cuando ya tengamos todas las bolas formadas, estiramos en forma de salchicha, de unos 20 cm y unimos los extremos. De esta manera, le damos la forma redonda que tienen todos los bagels. Otra forma de hacerlos es coger la bola que tenemos formada, hacer un agujero en el centro y darle forma de rosquilla.

Cuando tengamos todas las formas hechas, las dejamos descansar 15 minutos en una superficie plana y tapadas con un paño de cocina limpio.

Después de los 15 minutos, calentamos el horno convencional, con calor arriba y abajo, a 220ºC.

Lo siguiente que vamos hacer es hervir los bagels.

Preparamos una fuente de horno con papel vegetal.

Ponemos un cazo mediano con el agua al fuego, le echamos 5 gr de bicarbonato y 30 gr de miel. Sumergimos un bagel en el agua hirviendo utilizando una espumadera, con mucho cuidado. Dejamos que la masa se hunda y cuando suba a la superficie, le damos la vuelta, esperamos 10 segundo, sacamos los bagel con la espumadera y los colocamos en una fuente de horno.

Repetiremos esta operación con todos los bagels. Cuando tengamos todos cocidos, los vamos a decorar con semillas. Pintamos la superficie de cada bagel con una mezcla de 1 clara de huevo con 1 cucharada de agua. Esto lo hacemos para que al hornear cojan un bonito color dorado y también para que las semillas se peguen a la superficie del bagel. Podemos poner semillas de calabaza, de lino, de sésamo, de amapola o trozos de cebolla frita.

Hornear durante 20 minutos, apagamos el horno y dejamos la bandeja dentro del horno con la puerta abierta, durante 15 minutos. Esto hará que los bagel se despeguen con facilidad de la bandeja. Dejar enfriar sobre una rejilla y servir a temperatura ambiente, solos o rellenos.

Además...
  • Los bagels están mejor el día que se hornean.
  • Los que no se consuman ese día se pueden congelar durante 1 mes, descongelar en la nevera y calentarlos en el horno o en una tostadora.

CONVERSATION

Instagram